martes, 17 de junio de 2008

Mi verdad (versión Marilú)

Pues después de leer la historia, realmente inventada por Letty, me tomaré la molestia de aclarar la razón por la cual nos conocimos, el escenario es el siguiente: 5 pabellones, un comedor enorme, jardines en la mayor parte de nuestro territorio, un consultorio, un espacio para terapia ocupacional…. Sí, un hospital psiquiátrico, el nombre por razones de seguridad no lo menciono, ya que pueden regresar a uno que otro personaje mencionado en este caso de la vida real que les relataré…

Era mi primer día como psicóloga en ese hospital, recuerdo que la noche anterior no pegue un ojo ya que las ansias y el nerviosismo de un primer día devoraba a mordiscos la poca tranquilidad que había en mí. Llegué temprano, con mi filipina blanca, como prueba de fuego o por envidia de mis colegas, me mandaron a atender a una enferma mental del pabellón crónico femenino, su nombre Letty diagnosticada con esquizofrenia paranoide, como podrán ver la historia de su entrenamiento en chechenia es producto de esa terrible enfermedad. Su seguridad, la certeza con que relata sus anécdotas casi me convence para darle de alta, pero al verla tan vanidosa, aluciándose el cabello todos los días y su complexión física, me hicieron abrir los ojos, y me dije: ella no pudo ser entrenada en chechenia.

Entonces me dediqué a leer su expediente, su historia era la siguiente, nacida en Comitán de Domínguez, abandonada al día y medio de nacida en Juan Bosco, crecida y educada por las monjas del colegio, a la edad de 12 años decide escapar con un grupo de maras, donde en la primer madriza que le acomodaron quedó dañada mentalmente… lo que la llevó a inventar grandes historias y a vender libros, sí aunque parezca mentira sus historias eran tan bien armadas que todos le creían. Fue hasta que se trasladó a la ciudad de México a un firma de autógrafos, con su libro más vendido “Cómo hacer que las miches no engorden”, un fan de sus escritos le pide un autógrafo, pero error de aquel ingenuo hombre, vestir una camiseta del América, en ese momento ella alucinaba a todo objeto amarillo como una verdadera amenaza a su integridad física, por lo que su reacción fue usar como proyectiles contra su “atacante” todos los libros que tenía a su alcance, en total fueron 237 libros arrogados al indefenso hombre, cabe destacar que sólo uno de 237 logró alcanzarlo, por lo que al ver la reacción de la famosa escritora, la detienen bajo los cargos de daño físico en tercer grado, y es así como por suerte un poli que estudiaba psicología por las tardes, la diagnóstica y la envía al psiquiátrico para recibir una buena dosis de antipsicóticos.

Sexto día laborando en el psiquiátrico, me mandan al pabellón de paciente agudos, para dar terapia a una paciente de nombre Ana, su diagnóstico esquizofrenia desorganizada, sí su verborrea sugería de inmediato ese diagnóstico, hablaba hasta por los codos… era la paciente más aplicada en la clase de pintura, hacía caricaturas indiscriminadamente de sus compañeros así como de sus médicos, enfermeras y cuanto personaje se le pusiera enfrente, recuerdo que a veces todos estaban tranquilos y ella armaba la fiesta, cierro los ojos y la veo corriendo detrás de mí gritando: Doctorcita, doctorcita, un cigarrito!!! Y obviamente no me negaba a tal petición, y cada lunes le llevaba su cajetilla y 7 cocas que debía administrarlas bien durante la semana. En su expediente decía que también había nacido en Comitán, pero desde muy pequeña le gustó pintar, y es por eso que la mandaron a un internado con unos japoneses, y debido a tanta carga de trabajo que le asignaban, se le desató dicha enfermedad, por lo que a la edad de 18 años ingresa a dicho hospital alegrando el alma de cada unos de los paciente, ya que su gran sentido de humor permitía montar una que otra obra de teatro cómico dentro del hospital, ya que eso servía de reforzador ala buena conducta de los demás internos.

0ctavo día en mi trabajo ahora me tocaba hacer los diagnósticos en admisión, llegó una mujer de 23 años con el cabello rizado, la impresión diagnóstica: adicta a varias sustancias imposibles de mencionar todas en tan pequeña hoja de diagnóstico. Su apariencia era desaliñada, en ese momento sufría un ataque de risa incontrolable, pero ohhh!!! Sorpresa, no venía sola la acompañaba un joven con el mismo diagnóstico, también de cabello rizado, sus nombres Day y Viti. Su historia clínica, casados desde hacía más de 8 años, hijos al parecer no tenían. Se dedicaban al narcomenudeo, tenían una tienda de abarrotes por la mañana y en la noche vendían tacos de surtida y de maciza, negocio el cual les servía para disfrazar lo que en verdad ofrecían a la juventud, las drogas…después de hacer la valoración, se diagnóstico intoxicación por abuso de sustancias, con un pronóstico favorable, sugiriendo tomar terapia familiar en una clínica de rehabilitación, por lo que en menos de 10 días se les dio de alta…

Esa es parte de la historia… yo una psicóloga, nacida en Comitán, realicé mis estudios en una calurosa ciudad en una de las mejores universidades con reconocimiento internacional. Especializada en psiquiatría las mejores escuelas del extranjero, traductora de las obras completas de Freud y Lacan, con éxito profesional y personal sobretodo en el ámbito amoroso.

4 comentarios:

eGUUreka dijo...

JAJAJAJAJAJAJA cuidado y te vistes de amarillo ehhh, jajaja Y LO VOLVERÍA A HACER SI SE ME PONE EN FRENTE UN AMERICANISTA. Es por eso que ando en búsqueda de mi Puma, pero bueeeh, así como están las cosas, a ver cómo termino.

Me dio envidia cuando a Ana la mandaron a un internado japonés, me hubiese gustado estar ahi.

Estas loca jajajaja

El héroe de Leyendas dijo...

Páaaasele paaaaasele.... joven, niña, niño, señor, doña no tenga pena. Hay de Nana, buche, tripa, oreja, trompa, nenepil, aguayon, gringas, suizas, tacos al pastor, carnitas michoacanas y la especialida (sin d final), el especial de moñoñongo de toro... ssssss acompañado de una coca en botella bien helodia. ahora si prefiere le servims sus tacos con una buena chela bien muerta.. Pásele Páseleeee a los tacos del Viti.
Por cierto, no era una tienda de abarrotes, era una talabartería y Day venía productos de Avon.

Perséfone dijo...

Doctorcita, doctorcita, un cigarrito!!! AAAAAAAAAAAAHAHAHAHA!
Estás más chiflada que nosotras Mariluigi, ¿Esquizofrenia desorganizada?, ¿Internado Japonés? AAAAAAAAAAAAAHAHAHAHAHA!
De donde sacaste tanta cosa!

Esperate a mi versión de los hechos... ñaca! ñaca! ñaca!

TIAMUUUU!!!

eGUUreka dijo...

WEBONAS!!!